Yo todas las mañanas

yo todas las mañanas

¡Ufff! Dormir toda la noche como un bebé y amanecer todavía con el sueño intacto. ¡Es divino! Pero, ¿saben qué es terrible? Cuando ¡SUENA EL DESPERTADOR! Ese momento es el peor de todos, pues entendemos que tenemos que empezar la rutina nuevamente y ¡qué pereza nos da!

Todavía no sé cómo afrontar la pereza que da madrugar. Diariamente me molesta tener que despertar en contra de mi voluntad. Desearía tener días de vacaciones eternas en donde pueda dormir todos los días. 

¿Imaginan días eternos de vacaciones?

Sé que es imposible tener días eternos de vacaciones, pues tenemos que estudiar, prepararnos, trabajar, etc. Sin embargo, tener un día libre no está nada mal. Creo que así no sufriríamos tanto cuando nos levantamos por las mañanas.

Sin embargo, creo que podemos lidiar con el hecho de tener que madrugar a diario. ¡Sí! Hay que ver el lado positivo de todo, aunque parezcamos demonios cuando el despertador suena jaja. 

¿Cómo lograr superar el hecho de madrugar si soy un verdadero demonio en las mañanas?

Les recomiendo que se tomen los días con calma. Madrugar es ¡lo peor! Pero con buena actitud podemos hacer de un mal despertar, un día realmente maravilloso y hermoso. Intentar ver el día como una nueva oportunidad de vivir, puede ser muy beneficioso para nuestra salud mental.

Comparte este Articulo en...